Cuando te inicias en el mundo del emprendimiento, sobre todo en internet, como freelance, blogger (bloguero si te gusta más) o con tu tienda (propia o dropshipping) empiezan a aflorar dudas.

Que si tengo que cobrar el IVA, que si el recargo de equivalencia, que si VAT o no VAT... buuuf...

No pasa nada, no te agobies. Lo bueno de tener una asesoría que piensa como tú (bueno, l@s que la formamos) y sabe responder a tus inquietudes, justamente es eso: evitarte quebraderos de cabeza.

Para empezar, a todos tus clientes deberás solicitarle el DNI o documento similar (salvo las excepciones que te explico más adelante).

Si tienes una tienda online/digital y vendes a consumidores finales (no profesionales o empresariales) no tienes que emitir factura con IVA, ya que tu/s proveedore/s previamente te han repercutido "ese ajuste" a modo de recargo de equivalencia.

¡Ojo! Esto se aplica SOLO si vendes productos físicos.

Es decir, NO cobras el IVA en una factura realizada a un particular, pero a cambio, quien te vende la materia prima o el producto que tu luego comercializas, SI que te aplica un impuesto equivalente -para entendernos-, que es el susodicho recargo de equivalencia.

Si vendes a profesionales, (otros autónomos o empresas) tendrás que emitir factura con IVA si o si. Y por supuesto con su DNI o NIF (en el caso de empresas, CIF).

Si estos clientes residen o tienen su ubicación comercial (emprendedores o empresas) en territorio europeo, entonces en lugar del IVA será de aplicación el VAT -para ello tienes que estar dado de alta como emprendedor intracomunitario-.

Antes, (hace unos años, no mucho, no te creas) simplemente aplicabas el IVA de tu lugar de residencia o domicilio fiscal, independientemente del lugar donde se ubicará tu cliente.

Ahora no.

Actualmente, tienes que aplicar el IVA (VAT en este caso) del lugar donde resida o se ubique tu cliente. Aunque si vendes productos totalmente digitales (infoproductos, servicios, etc.) realizarías factura simplificada, esto es, sin necesidad de incluir el DNI -o documento similar- de tu cliente.

En este sentido pueden existir ciertas excepciones, por ejemplo, si vendes a México o Chile, puedes evitarte -realizando correctamente las gestiones en tu facturación- aplicar IVA.

Para realizar estas gestiones correctamente, lo mejor es que lo dejes en mano de profesionales. ¡Enhorabuena! Estas de suerte, AsesoriaBlogger.com es la asesoría que estabas buscando.

Todo esto y mucho más, incluido dentro de tu PLAN mensual. ¿Te apuntas? 😉